Los imprescindibles de Santiago de Querétaro

By in
1532
Los imprescindibles de Santiago de Querétaro

Querétaro es uno de las 32 entidades federativas que componen los Estados Unidos de México. La capital de este próspero estado, en el que la economía crece por encima del ritmo medio del país, es Santiago de Querétaro.

Querétaro ha tenido un papel protagonista en la historia reciente de México ayudando a que el país lograra la independencia y se haya convertido en lo que es hoy día.

Santiago de Querétaro

El centro histórico de la ciudad, conocido como la zona de los monumentos históricos de Querétaro, fue nombrado en 1996 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En esta parte de la ciudad se puede disfrutar de un gran número de construcciones emblemáticas. Además, si buscas hoteles en Querétaro, en el centro los hay de todo tipo.

El Acueducto de Querétaro, orgullo y símbolo de la ciudad azteca, fue terminado en 1735 y cuenta con una longitud de casi 9 kilómetros. Su punto más alto alcanza los 28 metros de altura.

Un buen punto de partida de la visita puede ser el Teatro de la República, testigo de 3 de los acontecimientos más importantes de la historia de México. En 1854 se estrenó el himno nacional mexicano. En 1867 fueron juzgados y condenados a muerte Maximiliano de Habsburgo, segundo emperador de México, y los generales Miramón y Mejía. Medio siglo más tarde, en 1917, el Teatro de la República volvió a albergar un hecho histórico. El 5 de febrero de ese año se promulgó en su interior la Constitución mexicana, que a día de hoy sigue vigente.

La Casa de la Corregidora, actual Palacio de Gobierno de Querétaro, es otro monumento de obligada visita. Este edificio fue la vivienda de doña Josefa Ortiz de Domínguez, conocida como la Corregidora, personaje clave en el movimiento de insurgencia que desembocó en la Independencia de México.

Los restos de esta heroína nacional descansan en el Panteón de los Queretanos Ilustres. También en este lugar se encuentran enterrados otras personalidades que tuvieron gran importancia en aquella lucha, como el corregidor y esposo de la Corregidora, Miguel Domínguez. O Ignacio Pérez “el Mensajero de la Libertad”. O Juan Antonio de Urrutia y Arana, “el Marqués”. El Marqués fue un benefactor de la ciudad y gracias a él se construyeron el Acueducto y un gran número de fuentes y monumentos de la ciudad.

Si estos episodios de la historia te apasionan, no dudes en acudir al Cerro de las Campanas, donde tras el juicio del Teatro de la República fueron fusilados, en junio de 1867, Maximiliano de Habsburgo, Miramón y Mejía. Este ajusticiamiento supuso el triunfo definitivo de la República del presidente Benito Juárez.

Muy próxima a la Casa de la Corregidora se encuentra el Museo Casa de la Zacatecana, una casona del siglo XVII en la que, según cuenta la leyenda, una mujer de Zacatecas ordenó a su amante que matara a su esposo. La mujer, para acallar las habladurías, asesinó a su amante sin saber que, poco después, ella misma sería encontrada sin vida en su hogar.

No pueden faltar los edificios religiosos, como el Antiguo Oratorio de San Felipe Neri. Construido entre 1786 y 1804, fue consagrado como catedral de Querétaro en 1931. Su estilo arquitectónico muestra la transición del barroco al neoclásico.

Una buena opción antes de marcharte a descansar en tu hotel en Querétaro es hacer uno de los recorridos nocturnos que repasan los mitos y las leyendas de esta ciudad con tanta historia.

Querétaro no acaba nunca

Aún te quedarán muchos lugares interesantes que visitar, como la Casa de los 5 Patios, claro exponente de la arquitectura colonial. Pero, también, las casas de Ecala y de Don Bartolo.

Pasea por el Andador Libertad y la Alameda Hidalgo como si fueses un lugareño más. Admira las estatuas y las fuentes queretanas: la fuente del Marqués, la de Neptuno o la estatua del Danzante.

Si la visita a la catedral te supo a poco, aún puedes conocer el templo de la Cruz y el templo de Santa Rosa de Viterbo. En este último hay varias esculturas de madera de tamaño real que representan la última cena. El templo de San Francisco es la construcción religiosa más antigua de Querétaro.

No muy lejos del centro se encuentra el estadio Corregidora, feudo del equipo local, los Gallos Blancos, y una de las sedes del Mundial de México´86. En este estadio Emilio Butragueño hizo historia al anotar 5 goles en el partido de octavos de final que enfrentó a España contra Dinamarca y que se saldó con victoria española por 5-1.

Una buena manera de terminar tu visita a Querétaro es subir al Mirador. La panorámica se extiende más allá de la ciudad, hasta que la vista se topa con la Sierra Gorda, lugar en el que, entre 1750 y 1760, se crearon 5 misiones franciscanas que fueron nombradas Patrimonio de la Humanidad en el año 2003. Estas misiones son construcciones de estilo barroco popular novohispano.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *