Un tesoro para el turismo son los Pueblos Mágicos2 min read

Un Pueblo Mágico es una localidad que tiene atributos simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, cotidianidad, en fin magia que te emanan en cada una de sus manifestaciones socio-culturales, y que significan hoy día una gran oportunidad para el aprovechamiento turístico. El Programa de los Pueblos Mágicos contribuye a revalorar a un conjunto de poblaciones del país que siempre han estado en el imaginario colectivo de la nación en su conjunto y que representan alternativas frescas y diferentes para los visitantes nacionales y extranjeros.

En otro tiempo fueron importantes centros mineros de México. Ahora, la riqueza de estos llamados pueblos fantasma radica en cómo han sabido sacar provecho a sus calles solitarias, viejas minas y vestigios arquitectónicos de aquella época para atraer a quienes disfrutan de los paisajes y rincones que esconden historias antiguas.

Y ejemplo de ello son:

Ojuela, Durango

En el municipio de Mapimí, a mediados del siglo 20, el pueblo de Ojuela brillaba por su producción de oro y plata, hasta que una inundación de la mina puso fin a su actividad convirtiéndolo en un pueblo fantasma.

Los recorridos organizados por los operadores turísticos de la región proponen visitar el Puente de Ojuela, una estructura colgante de madera y acero que mide 318 metros de largo, emblemático vestigio del esplendor de la época minera que data de 1892, por el que se atraviesa una barranca de casi 100 metros de profundidad.

Del otro lado del puente, una entrada invita a explorar la mina de Santa Rita. El trayecto, de 700 metros de profundidad, desemboca en un mirador que deja ver el puente y la Sierra de Mapimí, donde se ubica Ojuela. Los más aventureros se lanzan por las tirolesas, de 250 y 500 metros de longitud.

Pueblos Mágicos

Real de Catorce, San Luis Potosí

Camionetas tipo Willy recorren las calles que suben y bajan caprichosamente antes de aventurarse a las planicies del desierto. Los viajeros van bien abrigados, el viento es fresco en este pueblo místico, situado a más de 2 mil 500 metros de altura, en la Sierra de Catorce.

El estrecho Túnel de Ogarrio es la principal vía de acceso a Real de Catorce, antiguo pueblo minero adonde varios extranjeros llegaron para quedarse, fascinados por el sincretismo cultural: cada 4 de octubre, día de San Francisco de Asís, recibe a miles de peregrinos, y todo el año a quienes buscan experimentar las tradiciones huicholas y conocer su sitio sagrado, Wirikuta.

En la Parroquia de la Purísima Concepción hay que visitar el salón de ex votos, luego darse una vuelta por la Casa de Moneda y rematar en el cementerio.

 Pueblos Mágicos

Con información de amqueretaro.com

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Jessica Ortiz Guzmán

Jessica Ortiz Guzmán

Deja tus dudas y/o comentarios:

Turespacio

Somos un blog de viajeros para viajeros, de esos que nos apasionan los viajes y lo hacemos a menudo, aquellos del tipo que buscamos hacer de cada viaje una experiencia, desde que compramos los boletos de avión, reservamos hotel y empacamos la mochila.

Entradas recientes

Síguenos en Facebok

¡Suscribete! no te pierdas de nada

¡Recibe nuestro contenido directamente en tu bandeja de entrada!