Turismo: Innovar o morir3 min read

El turista en nuestros días es tan exigente que la innovación es la mayor de las ventajas que una empresa turística puede ofrecer a sus clientes. Los servicios turísticos han sido rebasados por las necesidades de los viajeros quienes se han dado cuenta que el avión, el hotel y los alimentos son solo servicios turísticos, muy importantes para la generación de la actividad turística, pero al final solo son servicios. No podemos perder de vista que nadie viaja por subirse a un avión o por dormir en un hotel. Sino que estos son los medios a través de los cuales el viajero llega al destino turístico al cual va a vivir … Experiencias.

Es el Turismo: Innovar o morir

En el mercado turístico, las condiciones han cambiado. Antes, el pez grande se comía al chico, pero hoy el pez rápido se come al lento y el tamaño es secundario. Bajo esa primicia, la opción en el turismo es una sola: Innovar.

Pero, ¿dónde y cómo innovar en el turismo? Ejemplos hay muchos y estos se presentan tanto en los servicios como transporte, hospedaje y alimentación, como en las propias experiencias.

Empecemos por los servicios, en el transporte hay líneas aéreas que han desarrollado acciones para hacer más agradable el traslado a los pasajeros y me refiero a experiencias más allá de la gastronomía o las comodidades a bordo. Un interesante ejemplo lo lleva a cabo desde hace años la línea aérea Cebu Pacific de Filipinas quienes dan las instrucciones de vuelo con las azafatas llevando a cabo una coreografía con música pop actual. En cuanto a la hotelería, más allá de los hoteles boutique y los hoteles all inclusive, hoy tenemos un auge en los hoteles temáticos como el hotel V8 Motorworld en Böblingen, Alemania el cual está tematizado alrededor de la cultura de los autos clásicos de lujo. Un hotel imperdible para quienes son fanáticos de los automóviles (conocelo aquí). Y en la gastronomía, no es casualidad todo lo que sucede alrededor de la revolución gastronómica y las experiencias culinarias como “Sabores de Guerrero” y el Museo del Jamón  en Madrid, España.

Turismo: Innovar o morir

Estos son servicios que evolucionan al grado de convertirse en productos turísticos. Pero ya en el mundo de las experiencias, los viajeros buscan que estas sean cada vez más vivenciales, más intensas, más extremas que apunten de manera directa a sus emociones y a sus sentidos.

Ejemplos de ello es una experiencia que de por si es extraordinaria como el nado con delfines (en delfinarios) está evolucionando a nado con delfines en mar abierto. El buceo ha pasado de simplemente recorrer zonas de coral a bucear con tiburón toro en el caribe mexicano o con cocodrilos en Australia o bien el vuelo en globo que por años se había hecho sobre zonas agrícolas y que hoy se hace sobre zonas arqueológicas como en Teotihuacán.

Estos son solo unos ejemplos de cómo la innovación va transformando las experiencias que el turista del tercer milenio quiere vivir.

William George Ward, un teólogo, músico y matemático inglés dijo: “El pesimista, se queja del viento. El optimista, espera a que cambie. El realista…ajusta las velas”.

Y hoy en el turismo del siglo XXI, tenemos que ajustar las velas constantemente… Para aprovechar el viento de la innovación.

Artículos relacionados: Congreso Incubatour, la cumbre de los productos turísticos

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
tonyyarto

tonyyarto

Deja tus dudas y/o comentarios:

Turespacio

Somos un blog de viajeros para viajeros, de esos que nos apasionan los viajes y lo hacemos a menudo, aquellos del tipo que buscamos hacer de cada viaje una experiencia, desde que compramos los boletos de avión, reservamos hotel y empacamos la mochila.

Entradas recientes

Síguenos en Facebok

¡Suscribete! no te pierdas de nada

¡Recibe nuestro contenido directamente en tu bandeja de entrada!