YUCATÁN "El getaway donde el tiempo no existe"

By in ,
2441
YUCATÁN "El getaway donde el tiempo no existe"

Imagina esto: estás en una playa sentado en una silla estilo acapulco, con tus lentes de sol y tus audífonos escuchando bossa nova. Tu piel huele a coco-vainilla y sientes la brisa del mar en tus piernas. Estas tomando agua de coco acompañado de un coctel de camarones. ¿Qué más puedes pedir?

Yucatán es un estado lleno de maravillas ocultas. ¿Alguna vez has pensado todo lo que esconde? Hermosas y tranquilas playas, cenotes, grutas, pueblos mágicos, una gastronomía reconocida mundialmente, un estado que tiene de todo.
Te platicare mi historia de enamoramiento con este estado en un solo fin de semana.

Al llegar a la ciudad de Mérida te encuentras con personitas muy amables y con un trato cálido; si el mexicano es una persona hogareña, en Mérida son el doble.
Es una ciudad muy tranquila, todo se mueve lento. Caminar por Paseo Montejo y admirar el hermoso Palacio Cantón estilo clásico y barroco que por dentro es un museo de antropología. Más tarde tomar una calandria que te paseara por toda la avenida hasta el centro histórico y poder admirar la gigantesca catedral de Mérida.
Regresando a Paseo Montejo hay que sentarse en la terraza de la Sorbetería Colón para probar el famoso sorbete de limón.
En la noche tienes que entrar a un bar llamado Casa Chica en la avenida y disfrutar de sus cócteles trendy.

En la mañana del día siguiente ir a Celestún es la opción. Al llegar lo primero que tienes que hacer es tomar un bote que te llevará a las marismas para ver a los flamencos y las formaciones de sal petrificada. El color rosa del agua te impactará, esto es por los microorganismos que viven en el agua saturada de sal, esta es una de las mismas razones por la cual los flamencos son de ese color.
Al regresar de este recorrido, debes pasar la tarde acostado en la playa disfrutando del mar de Celestún con un pulpo al mojo de ajo y un coctel de mezcal.

Por último antes de regresar a casa, tienes que tomar el recorrido de la Ruta Puuc. Este recorrido incluye los sitios arqueológicos de Uxmal, Kabah, Sayil, X-Lapak, Labná, Oxkintok, Grutas de Calcehtok y las Grutas de Loltún. Aquí es donde te das cuenta que el tiempo en Yucatán no existe, todo sigue igual que hace miles de años. Es un must para conocer gran parte de Yucatán.

En el aeropuerto no puedes dejar pasar las roscas de Tere Cazola. La gente cuando se sube al avión llena los compartimentos superiores de sus cajitas de rosca brioche con queso crema. Es el perfecto souvenir para la familia y un bonito recuerdo que te hará recordar lo deliciosa que es la gastronomía yucateca.

Para tu siguiente visita tienes que hacer el recorrido de los cenotes ocultos, hay un par de cenotes muy turísticos, pero los ocultos que solo los locales conocen son los que valen la pena disfrutar. La paz de flotar en medio del cenote boca arriba y ver todo a tu alrededor es una experiencia mágica e inexplicable.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *